Noticias

La Patagonia y los vinos, un maridaje que crece

Bodegas Patagonicas, Noticias

En la localidad de Trevelin, Chubut, plena patagonia argentina la bodega Contra Corriente apuesta a tres cepas bien intensas con vinos que se destacan.

Por @alitobesana

Las fronteras del vino en Argentina se vienen expandiendo cada vez más y los vinos australes van conquistando su espacio.

Mediante cepas tradicionales y no tanto para nuestro país, las bodegas comienzan a ofrecer productos y diversificar en el negocio.

Pinot Noir, Chardonnay y la poderosa Gewurztraminer son las tres cepas que se plantan en la bodega Contra Corriente en el Valle de Trevelín, Chubut, en la Patagonia argentina.

El proyecto de la bodega comenzó en el año 2013 con la idea de dos socios norteamericanos (Rance Rathie y Travis Smith) que deseaban elaborar su propio vino.

Es un clima extremo, zona históricamente denominada marginal para la producción de vid, ya que siempre se necesita un período libre de heladas, pero allí estas tres cepas son la nave insignia.

Sofía Elena, enóloga de la bodega Contra Corriente señala que “la primera cosecha comercial fue en 2018, ahora a fines de abril, vamos por la cuarta, aquí la vendimia es entrando al otoño”.

Tecnología, adaptación y servicios de la bodega

Elena cuenta que se tuvo un ciclo de prueba y error, y en el 2015 se hizo una segunda plantación con Pinot Noir, Chardonnay y Gewurztraminer, la replantación. 

Mendocina de origen, y también habiendo trabajado en Chile, la enóloga resalta que le gusta viajar mucho, conocer y explorar nuevas oportunidades y desarrollar zonas para la producción vitivinícola.

En la bodega Contra Corriente, la tecnología es clave, se utiliza el riego por aspersión, para evitar el daño de heladas y tener una producción estabilizada.

Además, Elena resaltó que se “utilizan azufre para el control de hongos. Todo lo que usamos, son productos de etiqueta verde. Nosotros trabajamos con esa línea y no hace falta utilizar otros productos”. 

La cosecha es manual y se trabaja artesanalmente para no dañar a la uva. 

Hoy por hoy, entre las tres variedades plantadas no suelen producir más de 10.000 (diez mil) botellas. 

En este momento en la bodega tienen plantada media hectarea de Gewurztraminer; 2 hectáreas de Pinot Noir y 1,5 hectáreas de Chardonnay. 

Por otra parte, la bodega también ofrece el servicio de realizar visitas guiadas y posibilidades de alojamiento, ya que cuenta con un hotel boutique. 

Uvas Gewurztraminer, Contra Corriente se posiciona en el mercado con esta cepa. Foto Gentileza: Julio Esteban Oszuct

Terroir

El terroir está muy marcado por el clima, la radiación, el viento y la amplitud térmica. 

En esta zona, son suelos aluvionales, de erosión glaciar, señaló Elena. 

Asimismo, remarcó que “no son suelos muy bajos de materia orgánica, y hay algunos parches arenosos y otros arcillosos”. 

La parte que tenemos plantada es aluvional, es un lecho de río. “Utilizamos agua del río para regar nuestros viñedos”.

El viñedo con el paisaje de Trevelín, en Chubut. Foto Gentileza: Harrison Beckwith

Gewurztraminer

Vino de clima frío, los vinos terminan con acidez natural de mediana a alta. 

Cuando hay una amplitud térmica amplia y con radiación solar importante y con frío, la piel de la uva se va agrandando. 

En este sentido, Elena explicó que “tenemos una amplitud térmica de casi 30 grados y la radiación solar es muy alta. Esos tres componentes estresan a la planta y hacen que la fruta tenga una piel más gruesa”. 

Y continuó: “incluso teniendo un grado alcohólico bajo, los vinos tienen mucha intensidad”. 

“El Gewurztraminer es en nuestro caso, un vino de bajo alcohol, una acidez agradable y que ayuda a la intensidad y cuerpo del vino, con un aroma más sutil”.

Pinot Noir

El clima frío ayuda mucho. Es más especiado y como hierbas silvestres, pero ácidos, como frambuesa, arándanos y frescor. especias y hierbas.

Se destaca su color rubí oscuro con algunos tintes magenta. La nariz es muy compleja y desprende distintas capas aromáticas, desde menta e hinojo a frutos rojos predominando la cereza ácida. En boca se aprecia su juventud, con una entrada suave, acidez marcada y taninos presentes. Por su complejidad y vivacidad es recomendable un tiempo de estiba en botella prudente.

Chardonnay

También de excelente adaptación al clima frío. A la vista, tonos amarillos con matices ámbar. En nariz se aprecia membrillo, frutas de carozo y aromas lácticos. En boca este Chardonnay denota una acidez balanceada y agradable y un amplio paladar debido a su oleosidad.

Las notas de fruta de carozo se sienten con mayor intensidad en boca, así como también los gustos acticos provenientes de un trabajo con lías. Perfil de hierbas, pero tiene durazno blanco. Tienen un cuerpo de la acidez.

Nant y Fall

malbecs de oro

En Argentina hay verdaderas joyas ocultas. En un territorio tan vasto y generoso son muchas las opciones a la hora de elegir un buen Malbec. Aquí te presentamos verdaderos incunables que no te podes perder.

Amigos de ArgenVinos

Nant y Fall
Bodega Casarena