San Juan y Mendoza lideran el repunte en este contexto. Se registró en julio un volumen que supera los 98 millones de litros, con un incremento de 21,8% respecto a igual mes de 2019, la mayor suba de los últimos siete años.

El consumo de vino local creció el 18,7% en julio pasado, respecto a igual mes del 2019, la cifra más alta alcanzada desde enero en el mercado interno local, según el último informe que acaba de difundir el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Sin embargo, el dato que más llama la atención es el cambio de hábito del mercado que ha tenido un vuelco fuerte al consumo de varietales generalmente de mayor calidad y precio, por sobre los vinos sin mención varietal: en julio se comercializaron por esta provincia 2.589.000 litros de vino varietal, un aumento del 131,4% respecto al mismo mes del año pasado. En el acumulado de los siete meses el consumo de varietales alcanzó los 10.096.800 litros, un salto del 39,4% frente a igual lapso del 2019.

Eso indica que con el aislamiento se volvió más usual en la semana abrir una botella de Malbec, Syrah o cualquier otro varietal. En cambio, al mirar los vinos sin mención varietal, si bien es cierto que estos siguen acaparando la mayor participación en volumen, el crecimiento en julio fue de 6,7% con ventas por 11.091.800 litros, mientras que en el acumulado de lo que va del año representó un aumento del 1,3%, al consumirse 78.516.900 litros, lejos de los crecimientos que muestra el varietal.

Crecimiento sostenido durante la pandemia

El consumo de vino en el mercado interno argentino registró en julio un volumen que supera los 98 millones de litros, con un incremento de 21,8% respecto a igual mes de 2019, la mayor suba de los últimos siete años, informó el INV. El 70,2% corresponde a vinos sin mención varietal, el 27,4% a varietales, el 2% a espumosos y el 0,4% a otros vinos (cóctel de vino, gasificado y especial).

Crean un sistema para agilizar exportaciones de vinos
Los vinos varietales y los vinos sin mención varietal crecieron, 14,6% y 8,1% respectivamente.

Los vinos sin mención varietal crecieron un 19,5%, los vinos varietales un 31,9% y los otros vinos un 190,2%, mientras los espumosos disminuyeron un 17,9% respecto al mismo mes del año anterior. En relación al color, se observa en el total de ventas, una suba del vino color (30,2%) y una caída del vino blanco (-5,6%).En el análisis de ventas según tipo de envase comparando los datos con julio 2019, se observa que han aumentado las ventas de vino en todos los envases.

Con respeto a la venta de vino acumulada entre enero y julio, ésta supera los 535 millones de litros, manifestando un crecimiento del 9,4% respecto a igual período del año pasado. La participación de vinos sin mención varietal es del 73,5%; el 24,1% corresponde a varietales, 1,8% espumosos y 0,5% otros vinos.

Los vinos varietales y los vinos sin mención varietal crecieron, 14,6% y 8,1% respectivamente, los “otros vinos” aumentaron 119%, mientras que cayeron los espumosos (-14,3%), respecto a igual período del año anterior. Los vinos de color siguen con su tendencia de crecimiento positiva, aumentando un 14,6% en el total acumulado de ventas. Los vinos blancos disminuyeron -7,3% en igual período.

Respecto al tipo de envase, hay un aumento en botellas, damajuanas, latas.