Crece la preocupación en el sector vitivinícola debido a que, en los últimos años, las ventas de vino pasaron desde los 1.315 millones de litros vendidos en 2009 a 1.114 en 2018.

Tanto en el mercado interno como en el mercado externo, el protagonista de las ventas es el vino tinto. Se venden aproximadamente 70% de tintos, 25% de blancos y el restante 5% de rosados en el mercado interno. En cambio, en el mercado externo, la participación de vino tinto fraccionado creció del 71% al 80% en detrimento de los blancos y rosados, que perdieron participación en el total exportado de vinos fraccionados.

En cuanto a la venta de vinos fraccionados, la misma presentó un comportamiento decreciente en los últimos 10 años. En 2009, las ventas estuvieron en el orden de los 1.250 millones de litros, mientras que en 2018 fueron de 1.025 millones. Este comportamiento se produjo tanto en el mercado externo como en el mercado interno, con disminuciones del 14% y 19% respectivamente.

Con relación a las exportaciones, este cambio en la composición ha implicado unaumento en los valores FOB, como consecuencia de un aumento del precio promedio explicado en gran parte por los mayores precios de los vinos tintos. El valor de las exportaciones de vino tinto creció un 40% en los últimos 10 años, mientras que el valor de vinos blancos disminuyó un 15%.

El precio promedio de exportaciones de los tintos creció entre 2009 y 2018 un 45%, pasando de U$S 3 a U$S 4,3 por litro. Cabe destacar el aumento registrado en vinos rosados, que si bien presentaban un precio promedio muy bajo en 2009, durante 2018 se exportaron a U$S 2,1 promedio por litro.

En el mercado interno, las variaciones se distribuyen de distinta forma considerando los tipos de envases. Solo se destacó el crecimiento del “Bag in Box”. De los 221,5 millones de litros que se perdieron el mercado interno, la botella y la damajuana perdieron en igual magnitud, en tanto que el multilaminado lo hizo en 98 millones de litros.

Fuente: Revista Chacra