Bodega Malma nació con el desarrollo del proyecto vitivinícola en San Patricio del Chañar, provincia de Neuquén, una región que se destaca por sus las características únicas y calidad de sus vinos.

Malma significa, en dialecto mapundungun, orgullo. Orgullo por el camino recorrido, por trabajar la tierra, orgullo de los orígenes.

La bodega es propiedad de la familia Viola, pionera y desarrolladora del polo vitivinícola de San Patricio del Chañar y apasionada por la Patagonia y sus posibilidades.

Junto a su equipo y al enólogo consultor Ricardo Galante, delinearon un portfolio puro y nítido y están constantemente en la búsqueda de la mejor expresión del terruño.

FILOSOFÍA

Encontrar la esencia última del terruño y llevar la Patagonia Argentina al mundo como una región productora de vinos únicos.

TERRUÑO

San Patricio del Chañar se destaca por sus inigualables características para el cultivo de la vid. Gracias a la latitud patagónica tenemos una gran amplitud térmica, que permite una maduración lenta de la uva, favoreciendo una mejor acumulación de azúcares, niveles de acidez, aromas y sabores mientras las brisas constantes mantienen la sanidad de los viñedos.

BODEGA

La arquitectura de la bodega es una síntesis entre una avanzada tecnología vitícola y la estética del paisaje patagónico. Posee una organización en forma lineal gracias a la que se integra al paisaje a través de distintos taludes que la emparentan con las formaciones montañosas de la región conocidas como bardas.

La bodega es donde sucede la alquimia y las uvas moldeadas por el viento y el frío se transforman en vinos que reflejan el terruño.